animacion vista5

updated 1:55 PM UTC, Sep 21, 2022

Trabajo, Capital y Mercado. Su Relación Jerárquica en el Magisterio Social de la Iglesia

Destacado Trabajo, Capital y Mercado. Su Relación Jerárquica en el Magisterio Social de la Iglesia

El autor analiza el derecho laboral desde la perspectiva de la Doctrina Social de la Iglesia.
I - INTRODUCCIÓN
Vivimos un tiempo en que muchas palabras trascendentes, para nombrar importantes realidades, no tienen significados unívocos. Además, las relaciones jerárquicas clásicas entre conceptos y juicios resultan controvertidas.
Procuraremos sintéticamente esclarecer las relaciones entre los conceptos de trabajo, capital y mercado desde el Magisterio Social de la Iglesia Católica, el que se inició en 1891 con la carta encíclica Rerum novarum del papa León XIII.
Entendemos por trabajo a toda actividad ejecutiva o directiva desarrollada por la persona humana, tendiente a la transformación de la realidad para la producción de bienes y servicios para la satisfacción de las necesidades humanas.
Consideraremos a los términos Doctrina Social de la Iglesia (DSI), Enseñanza Social de la Iglesia, Pensamiento Social de la Iglesia y Magisterio Social de la Iglesia como sinónimos.
Una definición dice que la DSI es el “conjunto de las declaraciones oficiales del Magisterio acerca de las relaciones sociales” (3)
Otra clásica dice que la DSI es el “Conjunto sistemático de verdades, valores y normas, que el Magisterio vivo de la Iglesia - fundándose en el derecho natural y en la Revelación- aplica a los problemas sociales de cada época, a fin de ayudar -según la manera propia de la Iglesia- a los pueblos y gobernantes, a construir una sociedad más humana, más conforme a los planes de Dios sobre el mundo”.
La DSI es “un ‘corpus’ doctrinal renovado que se va articulando a medida que la Iglesia, en la plenitud de la Palabra revelada por Jesucristo y mediante la asistencia del Espíritu Santo, lee los hechos según se desenvuelven en el curso de la historia”
Es esencialmente normativa y mira a la acción.
Contiene “principios de reflexión, normas o criterios de juicio, y directrices para la acción”
Es “el Decálogo más el Evangelio aplicados por la Iglesia a la cuestión social”, “simplemente la declaración por el Magisterio de las implicancias sociales del Evangelio”
Ella se manifiesta por medio de cartas encíclicas (etimológicamente cartas circulares), mensajes, declaraciones, exhortaciones y documentos varios.
Quien la elabora y quien es su responsable es el Magisterio vivo de la Iglesia formado por aquellos a quienes Cristo mismo dejó como maestros de su Iglesia (Mt. 28, 18; Jn. 20, 21), sea en conjunto o individualmente, siempre en comunión con el primero, incluyendo los Concilios, los organismos de la Santa Sede y los Episcopados continentales o nacionales.

pdfBajar artículo desde aquí