animacion vista5

updated 7:05 PM UTC, Sep 29, 2021

Reforma Previsional (fallo caso Etchart)

Autos: “ETCHART,  FERNANDO  MARTÍN  C/ ANSES  S/ AMPAROS   Y   SUMARÍSIMOS”  -  CSJN  -  27/10/2015.

SÍNTESIS:

1---]   el  derecho  a la percepción de la prestación  mínima correspondía a  todos los  habitantes, ya  que  el razonamiento  contrario  importaría  la  adopción  de  un  criterio  discriminatorio  vedado  por  la  Consitución  Nacional  y  ordenó  que  se  practicara  el  cálculo  del  haber jubilatorio,  extendiendo  la  aplicación  de  la  garantía  estatal  del  HABER  MÍNIMO,
2---] el Art. 14  bis,  tercer  párrafo,  de  la  C.N.,  que  dispone  el  principio de  la  Integralidad  e  Irrenunciabilidad  de  todos  los  Beneficiarios  de todos  los  beneficios  de  la  Seguridad  Social.
3---]  ha provocado  una  desigualdad   irrazonable  entre pasivos,  al  excluir  a algunos  de  los  que,  en  similares  condiciones, se  otorga  a  los demás, con  el agravante  de  que  se  ha  dejado  al  margen  del  haber mínimo  que  asegura  las  condiciones  básicas de  subsistencia,  a  quien  resulta  beneficiario  de  un  retiro  por  invalidez.
4---] Que  corresponde  al  Estado  el  deber  de  adoptar  las disposiciones  necesarias  para  asegurar  el nivel  adecuado  de  las  prestaciones (ver Art. 14 bis,  tercer  párrafo,  de  la  Constitución  Nacional).    
5---]  Observación  General  Nº 19,  relativa  al derecho  a  la  seguridad  social,  del Art.9º, del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales  y  Culturales,  el  Comité  respectivo ha  interpretado  que  resultan  aceptables  diversas  formas  de Seguridad  Social, siempre  que, cualquiera  que  fuese  el  sistema elegido, esté  amparado  por  el  Estado  y  se  respeten  los  elementos esenciales  del  derecho  a  la  Seguridad  Social  
6---]  las medidas  que  se  utilicen  para  proporcionar  las  prestaciones de la  Seguridad  Social  no  pueden  definirse  de  manera  restrictiva, y,  deben  garantizar  a  toda  persona un  disfrute  mínimo  de  ese derecho  humano. (cfr. punto 4º, Observación  citada).
7---]  dicho  Comité  ha  exhortado  a  la  República Argentina  a  asegurar  que  el  Régimen  de  Seguridad  Social,  garantice al  trabajador  una  pensión  mínima  adecuada,  que  no deberá ser cercenada,  ni  aplazada  unilateralmente,  especialmente  en  tiempos de  crisis  económica
8---]  que  no  resulta  razonable  privar  al  actor  del mínimo  de  ingresos  garantizado  por el  Estado  Nacional  al  resto  de  los  pasivos  comprendidos  en  el  Sistema  Único  de  Jubilaciones,

–LA CSJN Confirmó Sentencia Que Ordenó a Anses abonar a Discapacitado la  Diferencia entre lo que  percibe por Renta  Vitalicia  Previsional y Haber Mínimo Garantizado
-CSJ  261/2012 (48-E) / CS1-
RECURSO  DE  HECHO
“ETCHART,  FERNANDO  MARTÍN  C/ ANSES  S/ AMPAROS   Y   SUMARÍSIMOS”  -  CSJN  -  27/10/2015.
-SUMARIO:
Actor  que  percibe  una  “renta vitalicia previsional”  sin  componente  público. Jubilación  que,  por  exiguos  incrementos,  quedó por  debajo  del  mínimo  legal.
Desigualdad  irrazonable.
Derecho a que el  beneficio  previsional  alcance  el  mínimo  vital.
Se  confirma  la  sentencia.
-FALLO:
CONSIDERANDO:

I. Que la Sala I de la Cámara Federal de la Seguridad Social,  al confirmar la sentencia de la  anterior instancia, hizo lugar a la demanda dirigida a obtener el pago por parte de la ANSES de la diferencia   entre  lo  que  percibe  el  actor  en  concepto  de  “renta  vitalicia  previsional“ y  el  haber  mínimo  legal.

II. Para  decidir  en  el  sentido  indicado,  el  a  quo  señaló  que  el  Sistema  Previsional  tenía  por  objeto el  otorgamiento  de  prestaciones  de  naturaleza  alimentarias,  con  carácter  integral,  en  los  términos del  artículo  14  bis,  de  la  Constitución  Nacional  y  que  dicha  integralidad  entrañaba,  en  principio, de  los  sistemas  de  financiación  de  los  beneficios  como  el  de  “capitalización  individual“.

III. Que sobre esa base,  concluyó  que  el  derecho  a la percepción de la prestación  mínima correspondía a  todos los  habitantes, ya  que  el razonamiento  contrario  importaría  la  adopción  de  un  criterio  dis-
criminatorio  vedado  por  la  Consitución  Nacional  y  ordenó  que  se  practicara  el  cálculo  del  haber jubilatorio,  extendiendo  la  aplicación  de  la  garantía  estatal  del  HABER  MÍNIMO,         a  la  renta  
vitalicia  previsional  del  demandante.

IV. Contra  dicho  pronunciamiento,  la  ANSeS  dedujo  el  recurso extraordinario,  cuya  denegación  dio origen  a  la  Queja  en  examen.
Los  agravios  de  la  recurrente  se  dirigen  a  cuestionar: (i)   la  admisi-
bilidad  de  la  vía  del  amparo; (ii)  a  sostener  la  naturaleza
contractual  de  la  renta  vitalicia  previsional  (iii)  y  la  voluntad  del  legislador  de  excluírla  del  haber  mínimo  en  el  esquema  normativo
establecido  por  la  Ley Nº 26.425.

V. El  recurso  extraordinario  resulta  formalmente  admisible, toda  vez que  se  encuentran  en tela  de juicio,  la  inteligencia  y  aplicación  de normas  federales -Art.14 bis de la C.N. y  Ley Nº 26.425…..

VI.”No  pueden  prosperar  las  impugnaciones  relacionados  con  la inadmisibilidad  de  la  vía  del amparo, toda  vez  que  resultan  análogas a  las  resueltas  por  esta  Corte  en  el  caso  “Toloza” (Fallos:
335:794);  en  forma  adversa  a  las  pretensiones  de  la  demandada.

VI. Además,  tal  como  señala  el  Sr. Procurador  Fiscal,  el  plazo  de  caducidad (Art.2º, inc.e), Ley Nº 16.986,  no  es  obstáculo,  pues  no  se  enjuicia  un  único  acto  de  Autoridad  administrativa, sino  una
infracción  continuada.

VII. El  actor  se  encuentra  INCAPACITADO  y,  desde septiembre/2.004,  percibe  retiro  obligatorio  por  invalidez, en  el marco  del  Régimen  de  Capitalización,  instaurado  por  la  Ley Nº  24.241.

Ese  beneficio  es  liquidado  bajo  la  modalidad  de  “renta  vitalicia previsional“,  sin  componente  público (cfr. Contrato
agregado,  Certificado  de  Discapacidad,  emitido  por  la  Junta Médica  Descentralizada,  Recibos  de  haberes,  en  los  que  consta  el  código  de  pago  “934000“,     correspondiente   a   la prestación  por  minusvalía  indicada).

VIII.”El  retiro  otorgado  por  la  Compañía  “Previsol“,  bajo  la  citada modalidad,  cubre  la  contingencia  de  discapacidad,  tutelada  por  el Art. 14  bis,  tercer  párrafo,  de  la  C.N.,  que  dispone  el  principio
de  la  Integralidad  e  Irrenunciabilidad  de  todos  los  Beneficiarios  de todos  los  beneficios  de  la  Seguridad  Social.

IX. La  “renta  vitalicia  previsional”  estuvo   contemplada  en  el Art. 101,  Ley  Nº  24.241,   y   podía  ser enteramente  afrontada  con los  Fondos  Capitalizados  por  los  Afiliados  o  tener,  además,   un componente  estatal.

“El  decreto 55/1994,  estableció  que  el  Régimen  Previsional  Público concurriría  en  la  integración  del Capital  de  los  Retiros  por Discapacidad  y  las  Pensiones  por  Fallecimiento  del  Afiliado  en Actividad, en  los  casos  de  beneficiarios  que, en  razón  de  su  edad,  hubieran  realizado  parte  de  sus  aportes  en el  Sistema Previsional,  anterior  a  la  reforma  de  1.994.     De  ese  modo,  se procuraba  evitar  “el  aumento  en  el  costo  del  Seguro  de Invalidez  y  Muerte“  que  acarrearía  perjuicios  a  los  jubilados.
(cfr. considerandos  5  y  6  del  decreto  55/94,  mencionado).

La  misma  reglamentación  dispuso  que  el Estado Nacional  no  participaría  en  la  integración  del
capital  para  solventar  los  beneficios  de  los  varones  nacidos  con posterioridad  a  1.963  o  de  las mujeres  nacidas  después  de  1.968. (Art. 1º,  inciso 7º, acápite  d,  norma  citada).

“Dicha  limitación  fue  recogida  por  el  Art. 125, Ley  24.241, (t.o. por Ley Nº 26.222), que  establece que  “El  Estado  Nacional  garantizará  a los  beneficiarios  del  Sistema  Integrado  de  Jubilaciones  Pensiones  del  Régimen  Previsional  Público y  a  los  del  Régimen  de Capitalización,  que  perciban componente  público,  el  haber  mínimo  establecido  en  el  artículo  17º de  la  presente  ley“.

X. Que  en  el  año  2.010,  se  sancionó  la  Ley  Nº  26.425,  que unificó  el  Sistema  Previsional.

El  Art. 1º  consagró  dicha  fusión  “en  un  único  sistema  público denominado  Sistema  Previsional Argentino,  financiado  a  través  de un sistema  solidario  de  reparto,  garantizando  a  los  beneficiarios
y  afiliados  del  Régimen  de  Capitalización,  idéntica cobertura  y  tratamiento  que  la  brindada  por el  régimen  previsional público.

XI. Que  al  reglamentar  el  Art.5º  de  la  Ley  26.425,  el  decreto 2104/2008  reiteró  que  las  “rentas vitalicias  previsionales  de componente  íntegramente  privado  continuarían  abonándose  a  través de las  Compañías  de  Seguros,  pero  aclaró  que  las  que  tuvieran algún  componente  estatal  serían  pagadas  a  través  de  la  ANSeS,  a cuyo  efecto,  debían  girarse  los  fondos  a  dicho  organismo.

XII. Que  el  decreto  279/2008  ordenó  un  incremento  en  las Jubilaciones  y  fijó  el  nuevo  monto  del haber  mínimo garantizado,  mejoras  que  únicamente  alcanzaron  las  prestaciones  en cuyo  pago participase  el  Régimen  Previsional  Público, razón  por  la cual, sólo  quedaron  exceptuados  del  ingreso mínimo  garantizado,  los beneficiarios  de  rentas  vitalicias  previsionales,  que  no  tuvieran componente estatal.  (confr.  Art. 6º,  de  la  citada  reglamentación).

XIII. Que,  el  actor,  nacido  en  1970,  percibe  una  jubilación íntegramente  financiada  con  fondos  privados  que,  al  haber  tenido exiguos  incrementos,  ha quedado  por  debajo  del  mínimo  legal.

XIV. “Que,  a  pesar  del  declarado  propósito  de  la  ley  26.425,  de asegurar  a  los  beneficiarios  del derogado  Régimen  de Capitalización  idéntica  cobertura  y  tratamiento  que  los  deparados por  el Régimen  Previsional  público  al  resto  de  los  Jubilados,  la reglamentación  de  esa  Ley,  ha  reproducido  la  participación  estatal en  los  beneficios,  que  se  encuentran  superadas  por  la unificación dispuesta  en  el  actual  esquema  normativo,  lo  cual  ha provocado  una  desigualdad   irrazonable  entre pasivos,  al  excluir  a algunos  de  los  que,  en  similares  condiciones, se  otorga  a  los demás, con  el agravante  de  que  se  ha  dejado  al  margen  del  haber mínimo  que  asegura  las  condiciones  básicas de  subsistencia,  a  quien  resulta  beneficiario  de  un  retiro  por  invalidez.

XV. Que  corresponde  al  Estado  el  deber  de  adoptar  las disposiciones  necesarias  para  asegurar  el nivel  adecuado  de  las  prestaciones (ver Art. 14 bis,  tercer  párrafo,  de  la  Constitución  Nacional).

XVI. Al  respecto,  en  la  Observación  General  Nº 19,  relativa  al derecho  a  la  seguridad  social,  del Art.9º, del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales  y  Culturales,  el  Comité  respectivo
ha  interpretado  que  resultan  aceptables  diversas  formas  de Seguridad  Social, siempre  que, cualquiera  que  fuese  el  sistema elegido, esté  amparado  por  el  Estado  y  se  respeten  los  elementos
esenciales  del  derecho  a  la  Seguridad  Social  (confr.  punto  5, de  la Observación  General  Nº 19), en  particular,  ha  señalado que  las medidas  que  se  utilicen  para  proporcionar  las  prestaciones de la  Seguridad  Social  no  pueden  definirse  de  manera  restrictiva, y,  deben  garantizar  a  toda  persona un  disfrute  mínimo  de  ese derecho  humano. (cfr. punto 4º, Observación  citada).

“Del  mismo  modo,  dicho  Comité  ha  exhortado  a  la  República Argentina  a  asegurar  que  el  Régimen  de  Seguridad  Social,  garantice al  trabajador  una  pensión  mínima  adecuada,  que  no deberá
ser cercenada,  ni  aplazada  unilateralmente,  especialmente  en  tiempos de  crisis  económica (cfr.pto 33, de  las  Recomendaciones  realizadas  a Argentina,  transcripta  en  la  Compilación  de  Observatorios
Finales  del  Comité  de  Derechos Económicos,  Sociales  y  Culturales, sobre  países  de  América  Latina
y  el  Caribe–1998/2004).

XVII. “Toda  vez  que  no  resulta  razonable  privar  al  actor  del mínimo  de  ingresos  garantizado  por el  Estado  Nacional  al  resto  de  los  pasivos  comprendidos  en  el  Sistema  Único  de  Jubilaciones, corresponde  reconocer  su  derecho  a  percibir  de  la  ANSeS,  las sumas  necesarias  para  que  su prestación  alcance  dicho  mínimo  vital.

Por  ello,  y  lo  concordemente  dictaminado  por  el  Sr. Procurador  Fiscal,  el  Tribunal  RESUELVE:
I. Hacer  lugar  a  la  queja;
II. Declarar  formalmente  admisible  el  recurso  extraordinario;
III. Confirmar  la  sentencia  apelada;
IV. Imponer  las  costas  por  su  orden,  en  todas  las  instancias,  en  atención  a  la  complejidad  de  la cuestión  debatida. (Art. 68,  segundo  párrafo,  del  Código  Procesal  Civil  y  Comercial  de  la  Nación).
Fdo.: Ricardo Luis Lorenzetti.-Elena I. Higton de Nolasco.-Carlos S. Fayt.- Juan  Carlos  Maqueda.-

-Dictamen del  Sr. Procurador Fiscal
Suprema  Corte:

I. La  Sala  I, de  la  Cámara  Federal  de  Apelaciones  de  la  Seguridad  Social, confirmó  la  sentencia  de mérito  y  ordenó  a  la  ANSeS,  integrar  el  monto  de  la  prestación  previsional  del  amparista – retiro definitivo  por  invalidez -, bajo  la  modalidad  de  renta  vitalicia  sin  componente  público,  que  percibe
desde  octubre  de  2.004, hasta  alcanzar  el  haber  mínimo  garantizado  para  el  régimen  de  reparto.

Asimismo, reconoció  las  diferencias  adeudadas  y  revocó  la  decisión en  cuanto  había  fijado  intereses que  no  habían  sido  solicitados  en el  escrito  de  inicio.

A  tal  efecto,  sostuvo  que  el  derecho  a  la  percepción  de  la prestación  mínima,  atañe  a  todos  los  habitantes  del  país,  so  pena de  incurrir  en  la  adopción  de  criterios  discriminatorios,
valorando  la  índole  alimentaria  del  concepto,  los  principios  de  integralidad  y  suficiencia  y  que, en  el  subexamine,  el  haber  no  alcanza  el  mínimo  vital,  dispuesto  por  las  Leyes  26.198  y  26.417.

Contra  esa  decisión,  la  ANSeS  dedujo  recurso  extraordinario,  que  fue  denegado,  lo  que  dio  origen a  esta  queja.

II. La  ANSeS  arguye  que  perimió  la  vía  de  amparo  utilizada  por  el  actor,  pues  se  halla  vencido  el término  del  Art. 2º, inciso  e),  de  la  Ley  16.896,  para  iniciar  la  demanda.

Argumenta  que,  como  beneficiario  que  optó  por  la  modalidad  de renta  vitalicia  con  componente privado, no  le  asiste  derecho  al  actor  a  la  garantía  estatal  del  haber mínimo.

III. “Esto  último  no  puede  constituir  un  obstáculo  insalvable, cuando el  actor  no  enjuicia  un  acto único  de  la  autoridad,  sino  una infracción  continuada.

IV.Tras  descartar  los  agravios  intentados  por  la  ANSeS,  el Sr.  Procurador  Fiscal  recordó  que  en  la tarea  de  esclarecer  la interpretación  de  las  Leyes  24.241  y  26.425,  la  Corte  no  se encuentra  limitada  por  las  posiciones  del  a  quo,  ni  por  los argumentos  expuestos  por  las  partes,  sino  que  le  incumbe  realizar una  declaratoria  sobre  el  asunto  disputado,según  la  recta interpretación  que  le  otorgue.

V.   En  cuanto  a  los  agravios  relacionados  con  la  improcedencia  de la  integración  y  pago  por  la  ANSeS  de  la  diferencia  entre  lo  que cobra  el   actor  en  concepto  de  renta  vitalicia  y   el  haber  mínimo garantizado  para  los  Afiliados  al  Régimen  Público, es  necesario resaltar  que  el  actor  obtuvo  su  retiro  por  invalidez  en  el  marco del régimen  de  capitalización,  en  septiembre  de  2.004,  bajo  la modalidad  de  renta  vitalicia  previsional  sin  componente  público.

En  este  contexto,  vale  recordar  que  la  Ley Nº 26.425 (B.O.: 09/12/08), determinó  la  unificación  del
Sistema  Integrado  de  Jubilaciones  y  Pensiones,  en  un  único régimen  previsional  denominado: “Sistema  Integrado  Previsional Argentino” (S.I.P.A.),  financiado a  través  de  un  mecanismo  solidario
de  reparto.En  virtud  de  ello,  la  norma  suprimió  el  régimen  de capitalización  y  dispuso  su  absorción  y  reemplazo  por  el  régimen público,  cuyas  prestaciones  se  afrontan  mediante  los  aportes  de
los  trabajadores  activos  y  autónomos,  las  contribuciones patronales, los  saldos  de  cuentas  de  capitalización  transferidas,  las  rentas  provenientes  de  inversiones  que  realice  la  ANSeS  y  cualquier  otro recurso  que  decida  el  Estado  Nacional.

A  su  vez,  incumbe  mencionar  que  el  Art. 125, de  la  Ley 24.241 (Art. 11, de  la  Ley  26.222),dispone que  el  Estado  Nacional  garantizará  a  los  beneficiarios  del  Sistema  Integrado  de  Jubilaciones  y Pensiones  del  Régimen  Previsional  Público  y  a  los beneficiarios  del  Régimen  de  Capitalización  que perciban componente  público,  el  haber  mínimo  establecido  por  el  Art.17º de  esa  ley, que  determina –en  lo  pertinente–,  que  el  régimen  previsional  otorgará como  prestación  el  retiro  por  invalidez.

Del contenido  de  esa  regla puede  deducirse  que  se  excluye  a  los beneficiarios  que  no  reciban  componente  público,  de  la  garantía  del  haber  mínimo.

Por su lado,  el  Art. 5º  de  la  Ley  Nº  26.425,  prevé  que  los beneficios  del  Régimen  de  Capitalización que  a  la  fecha  de  entrada  en  vigencia  de  esa  norma  -Art. 21, 09/12/2008-  hayan  sido liquidados bajo  la  modalidad  de  renta  vitalicia  previsional,  seguirán pagándose  a  través  de  la  Compañía  de Seguros  de  Retiro.(Es decir, la  que  tiene  a  su  cargo  el  dinero  depositado  en  origen  en  la  Cuenta de  capitalización  individual  del  beneficiario).
Ahora  bien,  tal  como  fue  afirmado  por  esa  Corte  en  el  precedente  “Benedetti”  (Fallos: 331:2006), la  renta  vitalicia  previsional  reviste  una  finalidad  específica  que  es  compatible  con  la  tutela  que  
la  Constitución  Nacional  otorga  a  los  beneficios  de  la  Seguridad  Social. De  esta  forma  y  no  obstante  las  particularidades  de  la  prestación  que,  es  contratada  por  el  Afiliado  con  una  Cía  de Seguros de  retiro (Art. 101, Ley  24.241),  cabe  señalar  que  el  actor percibió  mensualmente  desde  diciembre de  2.007  a  septiembre  de  2.009,  un  haber  de  entre  $ 561,65  y  $  696,84, cuando   – a  modo de ejemplo-,  el  haber  mínimo  garantizado, a  partir  de  marzo  de  2.009, fue  de  $ 770,66;  a  partir de  septiembre  de  2.009, de  $ 827,23; a  partir  de  marzo/2.010, de  $ 895,15;  desde septiembre/2011, de $ 1.434,29, y, a  la  fecha, de  $  3.821,73 (cfr.Resoluciones ANSeS Nº 135/09, 65/09, 130/10,448/11,
y 44/15 ; y Art. 8º, Ley  26.417). Estos  aspectos, no  han  sido  objeto  de  cuestionamiento  por  la  parte accionada.

En  tales  condiciones, en  las  que  el  ingreso  del  actor, de  naturaleza previsional  (v. Fallos:331:2006), resulta  inferior  al  mínimo  legal –que fue  establecido  en  ese  monto  por  juzgarse  suficiente  para  cubrir las  necesidades  primarias de  los  beneficiarios– la  exclusión  de  la  garantía  prevista  en  el  art.125 referido,  sin  que  el  ordenamiento  previsional  obligue  a  las  Compañías  de  Seguros  a  cubrir  dicho
mínimo  vital,  restringe  de  manera  irrazonable  derechos  previstos  en  la  C.N.  y  que  el  Estado  debe garantizar  de  acuerdo  con  el  artículo  14  bis  de  la  Carta  Magna“.

“No  0resulta  obstáculo  a  la  solución  que  se  propone,  lo  dictaminado  por  esta  Procuración  General en  los  autos  CSJ 4348/2014/CS1, “Deprati, Adrián  c/ ANSeS s/ amparos y  sumarísimos“, el 17/3/15.

“Ello  es  así  pues,  en  aquél  caso,  el  actor  no  sostenía  agravios vinculados  al  cobro  del  haber  mínimo,  sino  que  su  pretensión  se circunscribía  a  que  la  parte  demandada  afrontara  la  diferencia  entre  la  rentabilidad  anual -o  la  tasa  asegurada  o  testigo-, que  percibía  el  interesado  por  el  contrato de  renta  vitalicia  previsional  sin  componente  público  que  lo  vinculaba  con  la  Aseguradora, y  el  importe  que  resulta  de  aplicar  la  movilidad  del  art. 32, de  la  Ley  24.241, extremo  que, se  interpretó no  resultaba  ajeno  al  riesgo  empresario  de  la  Firma  de  Seguros.

VI. Por  lo  expresado, entiendo  que  corresponde  hacer  lugar a  la queja, declarar  formalmente  admisible  el  recurso  y  confirmar  la  sentencia  apelada  con  arreglo  a  lo  expuesto.
Buenos  Aires,  13  de  mayo  de  2.015.
Fdo.:  Marcelo  Adrián  Sachetta.-

 

ARRABAL JURIDICO - EDUARDO ALFONSO DEPETRIS - ABOGADO

  • Publicado en DOCTRINA
Suscribirse a este canal RSS