animacion vista5

updated 7:05 PM UTC, Sep 29, 2021

Tráfico de personas y trabajo forzoso

 Según la OIT, entre otros datos relevantes, se ha despertado el interés de la opinión pública mundialpor este problema, gracias a los llamamientos internacionales realizados a Myanmar con el objeto de resolver este persistente problema. Por otra parte, se sostiene que en los últimos años han aumentado considerablemente el tráfico de mujeres y niños en todo el mundo, sobre todo para abastecer las redes de prostitución y el trabajo en el servicio doméstico, como así también aumentar la mano de obra en talleres clandestinos. En países de Asia, América Central y del Sur, millones de personas viven, además, sometidas a la servidumbre por deudas.

Existen en la actualidad varias modalidades de explotación laboral por esta vía, a saber:

a) la esclavitud y el secuestro;

b) la participación obligatoria en proyectos de obras públicas;

c) el trabajo forzoso en la agricultura y en zonas rurales remotas (sistemas de contratación coercitiva).

d) algunos casos de trabajadores domésticos;

e) las servidumbres por deudas;

f) el trabajo forzoso impuesto por los militares;

g) el trabajo forzoso en el tráfico de personas;

h) algunos aspectos del trabajo en los establecimientos penitenciarios y de rehabilitación por medio del trabajo. En el territorio de nuestro país se han detectado otras formas de trabajo forzoso. En el año 2000 se lanzó un amplio operativo en busca de evasores fiscales.

([1]) La nota emblemática, la mostró, el hallazgo en un barrio de Buenos Aires, en un radio de diez cuadras, donde se constató ochenta talleres clandestinos en los cuales se empleaban, en condiciones infrahumanas, trabajadores migrantes  indocumentados, en su mayoría de países limítrofes, que en algunos casos, “podrían estar reducidos a la servidumbre”.
([2]) El caso tomó cierta repercusión periodística, con un amplio informe donde se informó que desde hacía varios años que se venía haciendo denuncias al respecto. El ombudsman  adjunto de la Ciudad de Buenos Aires al respecto aseveró: “....No hay censo sobre el trabajo esclavo en la ciudad. Pero estimamos que más de mil personas trabajan en condiciones infrahumanas...”.
([3]) En un informe se habla de la existencia de niños bolivianos trabajando como esclavos en una fábrica Argentina.
([4]) También se explica como es el proceso para que se genere este tipo de explotación. Los inmigrantes de los países vecinos, como Paraguay y Bolivia, entran en el país buscando mejores condiciones de vida. Estos individuos sienten que podría ser peor vivir en sus países de origen. Los potenciales tomadores encuentran sus víctimas en las fronteras. Les prometen a los jóvenes inmigrantes trabajos altamente pagados en ciudades y transporte hacia sus nuevos lugares de trabajo. Empero, una vez que las víctimas arriban a Buenos Aires, se les dice que deben solventar el costo del transporte y la vivienda, con lo cual los inmigrantes se convierten en víctimas del sistema, sin posibilidad de escapar. Según otro informe periodístico en la ciudad de San Ramón de la Nueva Orán, en Salta, ingresarían a la Argentina cientos de bolivianos indocumentados. Muchos de ellos son víctimas de un sistema perverso propio de la época medieval: el tráfico de personas. La causa principal de esta situación es la falta de trabajo. La desesperación lleva a los jóvenes bolivianos a consentir el ofrecimiento de reclutadores que llegan a su pueblo. Pero una vez que cruzan la frontera muchos de ellos se convierten en una especie de esclavos.
([5]) Otra forma aberrante que se detectó en la Argentina es la esclavitud sexual. Una cadena de tráfico ilegalmente contrabandeaba mujeres desde Argentina, Colombia y Perú hacia España había sido descubierta a principios de 1990.
([6])  En otro informe, se destaca que, dos oficiales de inmigración de Uruguay fueron despedidos debido a su participación en una larga cadena de tráfico que movió mujeres chinas y niños a través de Uruguay con destino a la Argentina. Las mujeres eran forzadas a la prostitución desde su arribo al país.
([7])  En este sentido, se ha dicho que las autoridades no mantienen estadísticas de prostitución, pero admitieron que el aumento de insumos en el mercado del sexo ha sido incesante y que el incremento fue causado por una “mala situación económica y el movimiento migratorio”.
([8])  La cobertura fronteriza en una distancia total de 7.000 Km. entre Bolivia y Argentina, resultaba vulnerable principalmente en zonas como La Quiaca en Argentina y Puerto Suárez y Villazón en Bolivia, confesaba un informe. ([9]) La Argentina se convirtió en un país de destino y tráfico de personas para la explotación sexual en la región o para su envío a países europeos.
([10]) También se había señalado que las mujeres argentinas han sido traficadas a países de toda Europa. La prensa había reportado que la policía arrestó a dos bolivianos que poseían una fábrica de prendas de vestir en la ciudad e Buenos Aires donde quince jóvenes bolivianos, incluyendo dos menores, fueron encontrados en condiciones de trabajo de “servidumbre”. Asimismo se añadió que hubo informes creíbles que dieron cuenta de que mujeres fueron traídas de la República Dominicana a la Argentina, entre mediados y fines de 1990 y forzadas a trabajar en la prostitución.
([11]) En 1996, un número considerable de niñas, por debajo de los 16 años, se dedicaban a la prostitución en el noreste de la Argentina, donde el turismo sexual continuaba creciendo.
([12]) En un porcentaje del diez por ciento de clientes de pornografía requiere niños. ([13]) Niñas y adolescentes paraguayas fueron descubiertas en burdeles de Buenos Aires durante una razia realizada diez días después de que se encontró el grupo de menores esclavos en las empresas.
([14])  Coincide ese registro con otro informe que explica que el tráfico de niños con propósitos de explotación laboral también ha hecho noticia en los últimos años en Bolivia. Argentina es un país de origen y destino del tráfico de menores y niños para propósitos de explotación sexual para fines comerciales.
([15]) Más de 24.000 niños bolivianos, principalmente provenientes de las áreas rurales, han viajado a la Argentina, Chile, Perú y España desde junio del año 2000, según la Comisión de Política Social de Bolivia. Muchos de los padres de esos niños eran documentados, albañiles y amas de casa, que generaron sospechas acerca de sus medios económicos para mandar sus hijos fuera del país.
([16]) En otra información del año 2001, se destaca que el trabajo de menores es un problema importante en la Argentina, donde 450.000 niños menores de 15 años trabajan, fundamentalmente como vendedores ambulantes y en agricultura, según los registros argentinos. Más de la mitad de los niños trabajan en áreas urbanas. Argentina reportó que la mitad de los niños que trabajan son de los segmentos más pobres de la población, y el 70% de ellos han dejado la escuela.
([17]) En un reciente informe periodístico se señalaba que durante los últimos años, la provincia de Misiones, se convirtió en el centro más grande de la prostitución infantil. Con un millón de habitantes, el 47,6% por ciento está desocupados o subocupados y el 30 por ciento de los hombres vive en la indigencia. En la provincia de misiones es moneda corriente que chicas de 14 a 16 años ejerzan la prostitución. El “Bar de Juana” y “Bar Star”, son dos de los prostíbulos de la zona donde se desarrolla esta actividad. El informe cuenta que existía una red de prostitución que reclutaba chicas en Misiones y las trasladaba a Alcira Gijena, una ciudad cordobesa ubicada a 200 kilómetros de la capital provinciana.
([18]) Existirían reportes de niños y jóvenes bolivianos que son transportados por bolivianos adultos hasta talleres clandestinos en Argentina en donde trabajan en condiciones de esclavitud. También se indica que los niños son sacados con engaños y luego obligados a trabajar en la confección de ropa en condiciones de vida de hacinamiento e infrahumanas (se les proporciona una comida al día, son víctimas de amenazas, golpes e insultos, duermen no más de cinco horas y viven apilados en cuartos pequeños) y en situación ilegal lo que les hace dependiente de sus captores
([19]). Sin bien respecto de los niños, existen actualmente acciones concretas que serán tratadas en el punto pertinente, cabe señalar que la OIT solicitó información en cuanto a la existencia de prohibición legislativa de trabajo en tareas susceptibles de comprometer la moralidad de los menores de esa edad. Dicho pedido encuentra recepción, en la aprobación –por ley 25.763 (B.O. 25/8/2003)-del Protocolo facultativo de la convención sobre los Derechos del Niño relativo a la venta de niños, la prostitución infantil y la utilización de niños en la pornografía, y complementario de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño. También la división de UNICEF para Latinoamérica y el Caribe había lanzado una campaña contra la explotación sexual de menores, con foco específico en Argentina. La oficina de Asistencia a Inmigrantes, al igual que la Oficina de Asistencia a las Víctimas del Crimen también proveen ayuda y soporte local. No se advierte articulación con los distintos entes u organismos que tratan la misma problemática, pero en franjas paralelas sin que haya entrecruzamientos de datos, de los actores que intervienen en la detección, encausamiento y resolución del problema. El asunto no se lo vincula como dato referido a cuestiones laborales, sea por trabajo forzoso o de las peores formas de trabajo infantil. No existe hasta la fecha un banco de datos, al menos abierto al público, donde se localicen de manera vinculada con los supuestos previstos en los convenios de la OIT.
Los hechos (detectados) tienen un registro más específico en materia penal.
([20]) Quizás por el reparo en la protección a las víctimas, lo que es plausible, pero esa circunstancia no es excluyente de registrar los sucesos, que pueden articularse con aspectos a considerar para diseñar respuestas con políticas sobre minoridad y migración, sean sociales, económicas o laborales, más allá de las punitvas. Argentina ratificó la Convención N° 105 de la OIT sobre abolición del trabajo forzoso; la >Convención N° 182 sobre la Eliminación de las Peores Formas de Trabajo Infantil, la Convención Adicional  de Naciones Unidas sobre Abolición de la Esclavitud, el comercio de Esclavos y Actividades o Prácticas similares a la Esclavitud, y el Protocolo de Prevención, Supresión y Castigo del Contrabando de Personas, especialmente mujeres y niños. Es importante que recientemente se ha ratificado la Convención Internacional de Protección de los Derechos de los Trabajadores Migrantes y Miembros de sus Familias (Ley 26.202). La mayoría de los problemas detectados han sido en procedimientos policiales o en inspecciones con el objetivo de evitar la evasión fiscal. En la medida que se registre como hechos delictivos no se tendrán datos concretos sobre la existencia de trabajo forzoso o trabajo infantil. Es posible que existan registros estadísticos de los hechos policiales, pero esos datos no tienen el enfoque desde las normas vinculadas a una forma de trabajo que se reclama abolir. En definitiva, ¿cómo afirmar, sin registros concretos, que no haya trabajo forzoso?
([21]) [1]  ([1]) El operativo se realizó en todo el país con 7.000 inspectores de la Dirección General Impositiva, con un relevamiento de 18.000 empresas con un total de 72.000 empleados detectados. Del total de la masa de asalariados, se estimaba que a un 44% de trabajadores no se les efectuaban los aportes al sistema de seguridad social, es decir en situación irregular (“en negro”). Diario Clarín del 23-02-200, Secc. Economía, pág.18.
[2]  ([2]) Así se señaló en una nota periodística realizada a la supervisora a cargo del operativo, Patricia Frías, ver Diario Clarín del 22-02-2000, Secc. Economía, pág.15.
[3]  ([3]) De esa manera se transcribe en la nota periodística realizada al ombudsman adjunto de la Ciudad de Buenos Aires, Alejandro Nato, Diario Clarín 27-02-2000. Bajo el título “Un grave delito, difícil de probar” Se señalaba que la cantidad de expedientes que la justicia porteña tenía para investigar casos de posible reducción a la servidumbre iba en aumento, pues existían 24 causas iniciadas en 1999, y representaban más del triple de las abiertas en el año anterior (en 1997 hubo nueve –9- y en 1998 siete -7-), según estadísticas de la Cámara del Crimen, señala la nota. Los hechos que se investigan son para averiguar si se violó el artículo 140 del Código Penal. Esta figura se refiere a la persona que reduce a otra “a servidumbre o a condición análoga” y prevé condenas de entre 3 y 15 años de cárcel. Sin embargo la mayoría de las denuncias fueron archivadas o cerradas sin siquiera identificar a imputado alguno. Según se dice, muchos de las presuntas víctimas son extranjeros indocumentados que no van a declarar a Tribunales porque tienen miedo de que los deporten. En la nota se cita a una fiscal (Alicia Martín) que habría afirmado “son ‘las condiciones análogas’ de las que habla la ley que deberían servir hoy para comprometer penalmente a los sospechosos. Si hay privación de la libertad, sumisión, encierro, dominación psíquica y hasta falta de pago debería hablarse de servidumbre”.
[4]  ([4]) www.iabolish.com/today/background/argentina.hym.
Según se informa, eran forzados a trabajar 19 horas diarias, privados de la posibilidad de retirarse del lugar y frecuentemente golpeados para mantener la paz. Las autoridades todavía están investigando cómo estos jóvenes indocumentados cruzaron la frontera. Los menores venían trabajando desde hacía aproximadamente dos años, sin recibir aun paga alguna y debilitados a raíz del obrar impuesto por sus “dueños”. Se finaliza afirmando que es también muy frecuente que aquellos que se arriesgan a venir al centro de la ciudad terminen trabajando en fábricas en condición de esclavos.
[5]  ([5]) Punto Doc, Informe periodístico del 15-09-2004, “Trafico de personas”, www.puntodoc.com/informes.php.
[6]  ([6]) “Cadena de inmigración destruida en España”, Agence France Presse, 25 de julio de 1993.
[7]  ([7]) “Uruguayanos despedidos por Tráfico de Inmigrantes”; La red recibió U$S 5.000.- por cada mujer contrabandeada. United Press International, 8 de diciembre de 1996.
[8]  ([8]) “Triplicación de la prostitución en la capital argentina”; Agence France Presse,
11 de diciembre de 1996. En un informe se destacan los dichos de un funcionario
policial, Roberto Ross, quien habría dicho que existen grandes números de mujeres desde Bolivia, Brasil, Cuba, República Dominicana y Perú vinieron a la >Argentina y “trabajan por un tiempo y luego se van”.
[9]  ([9]) Congresal Ellen Zúñiga de Siles, Proyecto de Protección; misión lenta de encontrar”; La Paz, Bolivia, 29 de julio de 2001.
[10]  ([10]) The protection proyect, Marzo 2002, “A human right report of trafficking of persons. Especially woman and children”, pág. 19 y 20.
[11]  ([11]) “Country Reports on Human Rights Practices” 2002- Released by the Bureau of Democracy, Human Rights, and Labor. March 31, 2003.
[12]  “El gobierno adopta medidas represivas contra el turismo sexual”, Associates Press, 3 de febrero de 1996.
[13]  ([13]) “Argentina: Las niñas trabajadoras estadísticamente invisibles”, Inter. Press Service, 11 de diciembre de 1996. Así lo habría informado el entonces Director del Consejo del Menor y la Familia, Atilio Alvarez
[14]  ([14]) www.iabolish.com/today/background/argentina.htm. Hay un muy bien organizado sistema de esclavitud sexual en la ciudad, tanto así que dicha actividad reviste una porción de $ 64 millones anuales de la economía informal (otras contribuciones a dicha economía incluyen tráfico ilegal de droga y juego ilegal).
[15]  ([15]) EFE News Service, 26 de febrero de 2001.
[16]    “Lanzamiento de la Investigación sobre Tráfico de Niños en Bolivia”; La Paz Los Tiempos; 12 de septiembre de 2001, UN Wire, 12 de septiembre de 2001.
[17]  ([17]) Francisco Olivera; “500.000 niños menores de 15 años trabajan en la Argentina”; La Nación (Buenos Aires), 30 de julio de 2001; UN WIRE; 30 de julio de 2001.
[18]  ([18]) Programa televisivo: PUNTO DOC “Prostitución infantil”. Informes de abril, mayo y el 30 de junio de 2004. Consultar: www.puntodoc.com/informes.php. [19]  ([19]) Informe de Noticias Aliadas para Save the Children – Suecia, “Diagnóstico sobre la situación de niñas, niños y adolescentes en 21 países de América Latina”, Lima, febrero, 2003, pág.49.
[20]  ([20]) La Procuración General de la Nación  elabora estadísticas criminales, pero con tipos penales específicos, sin desagregar los que puedan vincularse con los convenios de la OIT.
[21]  ([21]) La problemática abre un abanico de posibilidades que, detección o denuncia, con dato desagregado y registro mediante, podría evacuar las dudas que pueden desatarse, con distintas actividades delictivas donde las personas dejan de ser sujetos para transformarse en objeto de tráfico comercial. Pero no sólo en las grandes ciudades donde existen estas prácticas algunas vinculadas con turismo sexual, sino también en las zonas rurales alejadas de las grandes urbes.