Logo
Imprimir esta página

Enfermedad Mental Enfermedad Social

 

evaperonUno de los rasgos mas llamativos revelados por el estudio de la enfermedad mental es su variabilidad. No sólo es variable el modo en que la gente es afectada, sino que también es sorprendentemente diferente la vulnerabilidad en los distintos individuos. Quien viva en la Capital Federal y en el Gran Buenos Aires tiene mas del doble de probabilidades de ser internado en un hospital siquiatrico que quien resida en la ciudad de Merlo, en la Provincia de San Luis. Los hombres tienen una probabilidad de ser internados en hospitales siquiatricos una vez y media mayor que las mujeres. Por que existen estas diferencias y como pueden ser explicadas? Este es el interrogante central al cual este trabajo intenta responder. El tenor de la respuesta  sera que los factores sociales son ampliamente responsables de la creación de diferencias en la salud mental.
Obviamente, habrá diferencias individuales y biológicas en el punto a partir del cual las personas son mas vulnerables a la enfermedad mental que otras, pero estas diferencias tienen mucho menos preponderancia que el impacto que la situación social en la que la gente se encuentra y, aún más importante, la definición que se da de acuerdo con esa situación.
Esto significa, que los sentimientos de desasosiego o infelicidad que en ciertos sectores de la sociedad fueron una vez tomados como parte del orden natural de las cosas, estan siendo definidos de manera creciente como evidencias de neurosis, sicosis o perversión, para los cuales se busca ayuda profesional.
Si se requiere evidencia adicional acerca de la abrumadora importancia de los factores sociales en la etiologia de la enfermedad mental, esta puede ser provista indirectamente mediante un examen del presente estado de la siquiatria. Para la mayoria de las perturbaciones sicologicas la siquiatria puede ofrecer un tratamiento con buenas esperanzas de influir en el curso del desorden. Sin embargo nadie habla de cura, en relacion con estas perturbaciones, lo que mas se puede ofrecer a aquellos que las sufren es algun alivio para los peores efectos de los síntomas. El alivio sintomatico se consigue mediante tratamientos fisicos como la quimioterapia y la terapia electroconvulsiva  (TEC). La razón basica para esta situación insatisfactoria es que la siquiatria esta todavía dedicada  a tratar al individuo sin considerar su contexto social. Esto junto con la imposibilidad de encontrar causas de las perturbaciones dentro del individuo ha provocado que los tratamientos sean desarrollados empíricamente. Lo que queremos decir con esto es que ciertas drogas fueron descubiertas mas o menos accidentalmente, cuando se noto que afectaban radicalmente los síntomas de algunas perturbaciones sicologicas. Un ejemplo notorio es el tratamiento de la esquizofrenia con neurolepticos, los cuales fueron originariamente desarrollados para mitigar los temores de los pacientes antes de la cirugía. Es todavía menos probable que la siquiatria individual tenga algo que ofrecer en terminos de  prevencion de la enfermedad mental mientras insista en intervenir en el nivel del individuo y no se dirija a la persona en un contexto social.
Así pues tendremos que considerar que la enfermedad mental se entiende a menudo como un sinonimo de la internación en un hospital siquiatrico, esto conduce a una visión distorsionada del cuadro total. El tratamiento hospitalario es una de las muchas formas del cuidado siquiatrico que se ofrece actualmente y muchos individuos con perturbaciones sicologicas nunca se ponen en contacto con un siquiatra.
Muchas otras cosas, ademas de la aparición de un desorden sociologico tienen que ocurrir para que un individuo sea internado en un hospital siquiatrico.
Ciertamente deben darse muchos pasos cognitivos antes que la misma persona reconozca o crea que esta sicológicamente perturbada. Lo que es importante señalar, no solamente el hecho de que los individuos deben tomar muchas decisiones al formular su propia perturbación, sino que tambien estas decisiones deben ser tomadas de manera diferente en diferentes grupos sociales.
A modo de ejemplo citamos y desarrollaremos tres elementos que inciden en la salud mental:  LOS EFECTOS DEL MEDIO AMBIENTE; LA MIGRACION Y LA CULTURA Y EL ESTRESS DEL DESEMPLEO.
EFECTOS DEL MEDIO AMBIENTE SOBRE LA SALUD MENTAL:
A fines de la decada del ´60 convergieron varios factores que produjeron una intensa impresión por el hecho de que el medio ambiente estaba teniendo fuertes efectos dañinos sobre nuestro bienestar sicologico. En primer lugar existia una fuerte preocupación acerca del tamaño de la población mundial. Empezaban a divulgarse las cifras que indicaban que la población mundial crecia a razón de 215.000 personas por dia y los temores en el sentido de que la tasa de aumento de la misma estuviera sobrepasando los recursos naturales del planeta. Hubo luego un alto grado de preocupación por el hecho de que las grandes ciudades y en particular sus áreas centrales estaban produciendo una serie de problemas que eran irreductibles a cualquier remedio posible. Se dio por sentado que los delitos violentos, los asaltos, la drogadicción, el alcoholismo, la prostitución y otros síntomas de decadencia social constituian las caracteristicas comunes del centro de las ciudades.
Ejemplificando lo dicho, podemos citar un experimento realizado por un sicologo americano, en 1962, JOHN COLHOUN, quien en su experimento uso ratas de laboratorio (ratus norvegicus). Ubicó cierta cantidad de estos roedores en una habitación de 4,2 por 3 metros y les dio acceso a cantidades ilimitadas de alimento y agua. Permitió que la población aumentase naturalmente hasta que alcanzó aproximadamente dos veces el numero que él consideraba que podía ocupar el espacio disponible sin demasiado stress. Observó estas colonias superpobladas durante 16 meses. El cambio más espectacular en el comportamiento de los animales tuvo lugar en el área de la patología del comportamiento. Descubrió que muchas hembras eran incapaces de llevar su embarazo a término, algunas morían durante el parto y muchas mas eran incapaces de cuidar adecuadamente a sus crias. Esto implicó que la tasa de mortalidad infantil de las ratas alcanzara muy altos niveles, 96% en algunos de los experimentos. Los animales machos tambien exhibieron extremas perturbaciones de comportamiento, que fueron desde desviaciones sexuales a canibalismo y desde frenetica hiperactividad a un retraimiento patologico del cual los individuos salían para comer, beber, y moverse solo cuando los otros miembros de la comunidad estaban dormidos. Las desviaciones sexuales mencionadas incluían homosexualidad, hipersexualidad, una falta completa de interes sexual por pate de algunos machos y el abandono del cortejo ritual normal que es característico de la especie en otros. De hecho fue este abandono de los patrones sociales normales de interacción entre las ratas lo que mas interesó a Colhoum. La creciente densidad de la población implicó que las ratas se encontraran mutuamente en su vida cotidiana mucho mas frecuentemente de lo que hubiera sucedido en el estado salvaje. En consecuencia muchas de ellas eran incapaces de sostener un comportamiento territorial normal y de respetar las jerarquías normales de dominación. Esto condujo a muchas mas luchas posiblemente mucho mas viciosas de lo que hubiera ocurrido de otra manera.
Colhoum señalo que sus experimentos podrian contribuir a la comprensión de problemas similares a los que se enfrentan los seres humanos.
El area en la cual se han realizado la mayor cantidad de intentos de establecer un paralelo directo entre los estudios animales de Colhoum y las poblaciones humanas ha sido el de la densidad y la patología de la población. En efecto, varios investigadores  han buscado analogías directas entre la patología de comportamiento de las ratas de Colhoum y las exhibidas por las poblaciones humanas. De hecho estudios realizados identificaron una serie de indices de comportamiento humano que eran paralelos directos de los comportamientos patologicos de las ratas.
Los factores ya descriptos junto con la extendida creencia de nuestra cultura en el sentido que el modo de vida urbano es, de alguna forma, no natural, han conducido a la presunción de que los habitantes de las ciudades sufren niveles mas grandes de stress y consecuentemente niveles mas grandes de desorden sicologico que los habitantes del campo.
Los densos estudios estadisticos de las tasas de desorden mental tal como es reflejada por las tasas de internación en hospitales siquiatricos comparando las areas urbanas y las rurales han sido de mucha importancia. En general los mas antiguos de estos estudios tendieron a demostrar que las tasas de enfermedad mental en las areas urbanas eran mas elevadas que las de enfermedades similares en las areas rurales.
MIGRACION CULTURA Y SALUD MENTAL
Es casi una obviedad decir que la cultura tiene una gran influencia sobre la enfermedad mental. Por definición la cultura es uno de los mas grandes determinantes de todo comportamiento, tanto normal como anormal; en consecuencia, dado que existen diferentes patrones culturales de comportamiento normal, deberiamos esperar encontrar diferencias culturalmente determinadas en el comportamiento anormal. Las variaciones en la naturaleza de las creencias religiosas, junto con restricciones libidinales mas o menos sexuales y otras y un énfasis diferente sobre la culpa, constituyen un rasgo saliente de las divergencias culturales y a menudo se las considera como un factor que contribuye al desarrollo de la enfermedad mental.
La estructura y organización familiares junto con el complejo de obligaciones los intensos compromisos emocionales y la propensión tanto al conflicto y a la perdida como al apoyo muestran tambien una notable variabilidad entre las distintas culturas. Los roles y estatus asignados a cada sexo, las relaciones entre padres  e hijos, el énfasis puesto en los logros, las tradiciones relacionadas con las bebidas, las relaciones históricas con otros grupos etnicos y el grado hasta el cual la identidad personal esta vinculada con la pertenencia a un grupo cultural, no son sino algunas de las  muchas maneras en que la cultura puede influir en la vulnerabilidad sicologica.
Fue a partir del trabajo de los antropologos que la idea de los determinantes culturales en la definición de normalidad y anormalidad se hizo evidente por primera vez. Es decir que estos estudiosos se han dedicado a observar  si el comportamiento que nosotros consideramos como sintomatico de enfermedad mental, existe en otras culturas  y, si es así, si tambien alli se lo reconoce como indicador sicopatologico. Podemos tomar como ejemplos las tres categorías mas comunes en el esquema de diagnostico siquiatrico: depresion, neurosis, sicosis, llegando a la conclusion que, generalmente, el pronostico es mucho mejor, respecto de estas patologías, en los paises del tercer mundo (como Argentina, por ejemplo, ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD 1979) que en estados unidos y Europa.
Cuando consideramos la situación dentro de una sociedad particular hay otras dificultades que aparecen en el estudio de las influencias subculturales sobre la salud mental. La mayoría de las principales subculturas que se encuentran actualmente en este pais fueron traidas por inmigrantes. De este modo cuando buscamos diferencias en la salud mental a través de los diferentes grupos subculturales tenemos que   tomar en cuenta el hecho de que muchos de los miembros individuales de esos grupos experimentaron los posibles traumas de la migración tanto como los de la pertenencia a minorías culturales.
Es indudablemente cierto que para muchos individuos la migración internacional es una experiencia que produce stress. Aún en el caso de que el viaje real sea relativamente apacible, los lazos familiares quedan a menudo rotos temporariamente y la migración internacional supone usualmente una concomitante transición del medio rural al urbano. Esto implica hallar un trabajo nuevo y diferente y la adaptación a un estilo de vida totalmente distinto.
Hay otro grupo de problemas que emergen de la interacción inmigrante/anfitrion. El mas obvio de todos ellos es el prejuicio que notará el inmigrante proveniente de la hostilidad de la comunidad anfitriona. En la mayoría de los casos, tambien, los inmigrantes se incorporan al estrato mas bajo de la sociedad anfitriona. Ellos ocupan los empleos que los trabajadores nativos ya no quieren tomar, ya sea por que son displacenteros o mal pagos, o por ambas razones. De la misma manera que los empleos las viviendas tienden a ser otro grave problema para los inmigrantes. Paradójicamente con ello, la concentración de los inmigrantes en masas o círculos de la misma cultura, puede reducir la posibilidad de aislamiento social, que es uno de los probables factores que deben relacionarse con la depresión y el colapso sicologico.
STRESS: EL CASO DEL DESEMPLEO
Porque elegimos el desempleo como ejemplo de stress? Por varias razones. En primer lugar por su obvia extensión. A modo de ejemplo, podemos decir que después de la segunda guerra mundial, el desempleo alcanzó el nivel mas alto en la comunidad economica Europea y Estados Unidos. En segundo lugar, el desempleo esta presente universalmente en las listas de sucesos utilizados para medir el stress, y en la mayoría de los casos representa una ruptura definida en la vida de una persona con una fecha precisa de aparición. El desempleo es un suceso relativamente bien definido que se presta a ser estudiado con mayor facilidad de lo que tal vez ocurra con los hechos estresantes mas difundidos (tales como la discordia conyugal o las dificultades financieras). La tercera razón que justifica el concentrarse en el desempleo es, lo opuesto a las ventajas recién mencionadas. Es decir, que el desempleo no es un suceso azaroso que puede afectar a cualquier persona, sino que preexiste una dificultad sicologica  que determina o ayuda al desempleo.
Es dable destacar que de la misma manera que con cualquier otra clase de stress, los efectos del desempleo variaran de acuerdo con las cisrcunstancias sociales y personales del individuo que lo sufre. Las referencias al modelo general del proceso de stress indicaran algunas de las areas que puede ser provechoso examinar a fin de descubrir las razones por las cuales algunas personas responden adversamente y otras no lo hacen. De la misma manera que no todos los empleos son equivalentes, tampoco lo son todas las experiencias de perdida de trabajo. Los empleos varian considerablemente en sus características y su capacidad de proporcionar satisfacción a las personas que los ocupan. Podríamos esperar que quien pierda un empleo de alto status, que supone placenteras condiciones de trabajo, se sentirá mas despojado por su perdida que aquel cuyo empleo sea de poco o ningún status y que encuentre que las condiciones de trabajo son aburridas y displacenteras.
Si ahora transferimos nuestra atención de las caracteristicas del empleo que se pierde a las características del individuo desempleado, se abre ante nosotros otro campo de posibilidades. Es decir, existe una variación considerable en el grado en que las personas se comprometen con su trabajo. Algunos individuos encontraran una gran parte de su autodefinición y por tanto de su autoestima, a partir de su ocupación. Es probable que esto suceda en algunas etapas de una carrera antes que en otras y estara influido por otros aspectos de la vida de la persona a los que ella considera importantes a este respecto. El origen de la etica del compromiso laboral probablemente se encuentre en el medio ambiente subcultural en el cual la persona se educo sufriendo la misma la influencia de las posteriores experiencias de trabajo.
Sera tambien muy importante el contexto en el que el desempleo tiene lugar. Una persona que pierda el empleo a causa de despidos masivos tendrá una mejor explicación para su desdicha que aquella que sea apartada de sus colegas a causa de un despido individual. La atribución de un suceso a factores externos y el compartir la misma experiencia  con muchas otras personas pueden contribuir a mitigar los efectos de ese suceso. Sin embargo tambien es a menudo cierto que, cuando hay despidos masivos las oportunidades de encontrar empleos alternativos son proporcionalmente menores y la angustia asociada mucho mas grande.
Tambien necesitamos considerar la definición social prevaleciente en torno al desempleo. Si los desempleados son vistos con poco afectos al trabajo, entonces la persona que sea despedida podrá ser mas vulnerable a una perdida de la autoestima. Si, no obstante el desempleo se define socialmente como un hecho independiente de las actividades de las personas afectadas, o se dispone de una alternativa social como puede ser la jubilación anticipada, entonces la pérdida del empleo puede ser menos amenazante. En consecuencia es por estas razones que resulta un poco más facil soportar el desempleo en un momento en que sus niveles son altos que cuando el mismo es un fenómeno relativamente inusual.
Es obvio que la mayoría de las personas que se convierten en desempleados experimentaran tambien dificultades financieras, aunque la aparicion de las mismas puede demorarse durante algun tiempo a causa de los subsidios sociales y otros beneficios ofrecidos por la empresa y el estado. Se ha indicado que el periodo inmediatamente posterior a la perdida de un empleo, cuando las personas tienen generalmente parte de su indemnización para gastar y han planeado emprender muchas actividades que no podian realizar previamente a causa de sus compromisos laborales, puede ser una época relativamente libre de problemas y, en verdad, incluso dichos. Este período tiene inevitablemente poca vida y la realidad de tener que buscar otro empleo en un momento en que esto tal vez sea muy dificultoso pronto hace sentir su influencia sobre el estado sicologico del individuo.
Existen indudablemente otros cambios de vida concomitantes cuando una persona se enfrenta con el desempleo. Al respecto, a raíz de profundos estudios realizados (Cohn, 1978, Gran Bretaña), se descubrió que la autoinsatisfacción provocada por el desempleo se veía considerablemente acentuada si el mismo era acompañado por un cambio de roles dentro de la familia, que de hecho se da. De este modo, los hombres que se convertían en desempleados sufrían mas si sus mujeres  todavía tenían trabajo. En otras palabras, si había una gran reducción en la proporción del ingreso familiar correspondiente al hombre, entonces el mismo sentía mas agudamente los efectos del desempleo. Por el contrario si él seguía siendo el que mas aportes hacía (si bien con un ingreso reducido) los efectos eran menos traumaticos. Igualmente se verificó que los hombres que se hacian cargo de las tareas de la casa cuando estaban desempleados también sufrían una declinación en su autoestima.
Hasta que punto la experiencia del desempleo produce stress, obviamente, algo muy variable y contingente con muchos otros factores que deben tenerse en cuenta.
Hasta ahora la discusión se ha enfocado en la transformación de un hecho estresante  en stress, y la misma ha resultado ser un proceso muy complejo, pero que constituye solo la mitad de la historia. También tenemos que considerar la variedad de formas en las que personas pueden responder al stress si y cuando se lo experimenta como tal.
CONCLUSION:
Para finalizar, hemos llegado a la conclusión que lleva el título del presente trabajo. Es decir la enfermedad mental en muchos casos es una creación social. Dejando constancia que  para desarrollar este trabajo, es dable aclarar que son mas los elementos que contribuyen a generar las patologías descriptas.
Si bien es cierto que el individuo enfermo debe tener cuestiones propias para resolver,  no es menos cierto que muchos hechos sociales externos e independientes del paciente ayudan a desarrollar determinadas patologías como la sicosis por ejemplo.
El planteo de este trabajo, no es mostrar solo lo patologico que tiene nuestra sociedad o, para ser mas universalistas, las sociedades del mundo; sino devolverle a la sociedad lo que la sociedad creo. De que manera, pues enseñandole a reinsertar al enfermo al medio, por que aislandolo solamente se consigue enfermarlo más. Reconociendo, por ejemplo, que un enfermo siquiatrico, primero es persona, y como tal, tiene derechos y tambien obligaciones y puede realizar una vida normal fuera de la institucionalización siempre y cuando la sociedad (empezando por su núcleo que es la familia) aprenda a contenerlo y estimularlo.
Para ello es necesario concientizar, osea generar conciencia, desde el Estado Nacional hasta el último de los integrantes del grupo familiar que debe contener al enfermo.
Todos debemos colaborar en el estudio y desarrollo de una mejor salud mental para todos.

Template Design © Joomla Templates by GavickPro. All Rights Reserved.